Resumen: Althusser, Aparatos ideológicos del Estado

Louis Althusser, «Ideología y aparatos ideológicos del Estado» en La filosofía como arma de la revolución, México, Siglo XXI, 1968, pp.102-151.
Resumen de Juan Ornelas

La condición final de la producción es la reproducción de las condiciones de producción, de lo contrario, una formación social que no reproduzca las condiciones de producción para que la producción sea posible, no sobrevivirá siquiera un año.

¿Qué es la reproducción de las condiciones de producción?

Las tenaces evidencias (evidencias ideológicas de tipo empirista) ofrecidas por el punto de vista de la mera producción incluso de la simple práctica productiva, (abstracta ella misma con respecto al proceso de producción) se incorpora de tal modo a nuestra conciencia cotidiana, que es sumamente difícil, por no decir casi imposible, elevarse al punto de vista de la producción. Sin embargo, cuando no se adopta tal punto de  vista todo resulta abstracto y deformado (más que parcial), aun en el nivel de la producción y con mayor razón todavía en de la simple práctica.

El proceso de producción emplea fuerzas productivas existentes en y bajo estas relaciones de producción definidas para existir. Toda formación social debe reproducir las condiciones de su producción, esta se divide en dos ramas:

a) Las fuerzas productivas
b) Las relaciones de producción existentes

No hay producción si no se asegura la reproducción de las condiciones materiales de la producción: la reproducción de los medios de producción (materia prima, instalaciones fijas, instrumentos de producción, etc.).

La reproducción de las condiciones materiales de la producción no va a ser pensada a nivel de la empresa pues no es allí donde se da en sus condiciones reales. Lo que sucede en el nivel de la empresa es un efecto, que sólo da la idea de la necesidad de reproducción, pero que no permite en absoluto pensar en las condiciones y los mecanismos de la misma. Así, la demanda de medios de producción puede ser satisfecha por la oferta.


La reproducción de las fuerzas de trabajo


La fuerza de trabajo se asegura dándole el medio material para que se siga reproduciendo: el salario. Pero no basta con asegurar la fuerza de trabajo, y las condiciones materiales de su reproducción para que se reproduzca como tal, debe ser competente, apta para ser utilizada en el complejo sistema del proceso de producción. Debe ser calificada según las exigencias de la división socio-técnica del trabajo, en sus distintos “puestos” y “empleos”.

La calificación de las fuerza de trabajo tiende a asegurarse no “en el lugar del trabajo”, sino fuera de la producción, por medio del sistema educativo, diseñado para aumentar la fuerza de trabajo.

En la escuela se aprenden “habilidades”, además de técnicas y conocimientos, pero también se aprenden las “reglas” de convivencia que debe observar todo agente de la división del trabajo según el puesto que está destinado a ocupar: reglas de moral y conciencia cívica y profesional, lo que significa en realidad reglas del respeto a la división social y técnica del trabajo y, en definitiva, reglas del orden establecido por la dominación de clase.

La reproducción de la fuerza de trabajo no solo exige una reproducción de su clasificación sino, al mismo tiempo, la reproducción de su sumisión a la ideología dominante. Así nace el sometimiento a la clase dominante. No solo la escuela sino también otras instituciones de Estado como la iglesia, el ejército o los medios de comunicación, son los que enseñan las habilidades bajo formas que aseguren tal sometimiento. La reproducción de la calificación de la fuerza de trabajo se asegura en y bajo las formas de sometimiento ideológico. Entonces reconocemos la presencia eficaz de una nueva realidad: La ideología.

¿Cómo se asegura la reproducción de las relaciones de producción? Para responder esa pregunta hay que rescatar primero dos cuestiones.

La sociedad

Utilizaremos la estructura de una sociedad como en principio Marx la describe. Toda sociedad está constituida por dos niveles: la infraestructura o base económica (“unidad” de fuerzas de trabajo y relaciones de producción) y la superestructura que comprende dos instancias, la jurídico-política y la ideológica. Este diseño está estructurado con un interés teórico-pedagógico que ofrece una fundamental ventana teórica que permite inscribir en el dispositivo teórico de sus conceptos esenciales lo que nosotros hemos llamado su índice de eficiencia respectivo.

El Estado


El Estado es una máquina de represión que permite a las clases dominantes asegurar su dominio sobre la clase obrera para someterla al proceso de explotación de la plusvalía. El Estado gira en torno a la posesión del poder del Estado. Por otra parte existe el aparato de Estado. El objetivo de la lucha de clases concierne al poder de Estado y en consecuencia en la utilización del aparato de Estado, determinado por las clases que tiene el poder de Estado en función de sus objetivos de clase. Para hacer progresar la teoría del Estado, es indispensable tener en cuenta no solo la distinción entre poder de estado y aparato de estado, sino también otra realidad que se manifiesta junto al aparato (represivo) de Estado, pero que no so confunde con él, los aparatos ideológicos del estado (AIE).

Así como existen los aparatos represivos también existe una pluralidad de aparatos ideológicos de Estado. Además los aparatos represivos son de dominio público, y en el caso de los aparatos ideológicos, son del domino privado. No existen aparatos de Estado puramente represivos: las instituciones como la policía y el ejército también utilizan la ideología, y de la misma manera no existe un aparato puramente ideológico. La diferencia esencial entre el aparato represivo de estado y el aparato ideológico del Estado, es que el primero “funciona mediante la violencia”, en tanto que el AIE funciona mediante la ideología. A pesar de la diversidad de AIE, se podría decir que la clase dominante ejerce la represión y a su vez utiliza su ideología. Así pues el AIE también tiene su lugar en la lucha de clases.

¿Cuál es la medida del rol de los aparatos ideológicos de Estado? ¿A qué corresponden la “función” de esos aparatos ideológicos del Estado que no funcionan con la represión sino con la ideología?

Reproducción de las relaciones de producción

El rol del aparato represivo del Estado consiste esencialmente, en tanto aparato represivo, en asegurar por la fuerza, las condiciones políticas de reproducción de los relaciones de producción que son en ultima instancia, relaciones de explotación. El aparato de Estado no solamente contribuye en su propia reproducción sino también, y sobre todo, asegura mediante la represión las condiciones políticas de la actuación de los aparatos ideológicos.
La función de la diversidad de los aparatos ideológicos de estado, en su rol único, es reproducir las relaciones de producción.

La clase dominante en las formaciones capitalistas maduras asegura la “armonía” entre el  aparto represivo y los aparatos ideológicos por medio del aparato ideológico escolar.

Todos los aparatos de Estado buscan el mismo resultado: reproducir las relaciones de producción (i.e. las relaciones capitalistas de explotación). Por medio del sometimiento de los individuos a una ideología de Estado “democrática”, atiborrando a todos los ciudadanos mediante la prensa, la radio, la televisión, con dosis diarias de nacionalismo, chovinismo, liberalismo, moralismo.  Se inculca en los niños “habilidades” recubiertas por la ideología dominante en estado puro (moral, instrucción cívica, filosofía, etc.)

Cada grupo está provisto de la ideología que conviene al rol que debe cumplir en la sociedad de clases. 

Se puede concluir que la pareja Escuela-familia constituye el aparato ideológico del Estado dominante, aparato que desempeña el rol determinante en la reproducción de las relaciones producción de un modo de producción amenazado en su existencia por la lucha de clases.

La ideología

Todos los aparatos ideológicos del Estado funcionan con una ideología básica, que Marx definía como: “el sistema de ideas, de representaciones que domina al espíritu de un hombre o grupo social”. La teoría de las ideologías se basa en la historia de las formaciones sociales; por lo tanto en los modos de producción combinados en ésta y de las luchas de clases que en ellas se desarrollan.

Teoría de la ideología general:
  • La ideología es pura ilusión, como un sueño, no es absolutamente nada.
  • La ideología no tiene historia.
  • La ideología está dotada de una estructura y funcionamiento que constituyen una realidad no-histórica (omnihistorica).
  • La ideología es “eterna” en el sentido que decimos que lo es el inconsciente según Freud.
  • La ideología es una representación imaginaria de la relación con sus condiciones reales de existencia.

Ofrecemos dos tesis para apoyar esta teoría:

Tesis 1: la ideología representa la relación imaginaria de los individuos con sus condiciones reales de existencia.

La palabra ideología significa: ilusión o alusión a algo. Los hombres se representan en forma imaginaria sus condiciones reales de existencia. La existencia de los grupos de estos cínicos que basan su dominación y explotación del “pueblo” en una representación falseada del mundo que han imaginado para esclavizar los espíritus mediante el dominio de su imaginación. Como Marx decía: “es la alienación material que reina en las condiciones de existencia de los hombres mismos” (trabajo alienado). En la representación imaginaria del mundo que se encuentra en una ideología están reflejadas las condiciones de existencia de los hombres y por lo tanto su mundo real.

Toda ideología en su formación necesariamente imaginaria no representa las relaciones de producción existentes (y las otras relaciones que de allí derivan), sino ante todo la relación (imaginaria) de los individuos con las relaciones de producción y las relaciones que de ella resultan. En la ideología no está representando entonces el sistema de relaciones reales que gobiernan la existencia de lo individuos, sino la relación imaginaria de esos individuos con las relaciones reales que viven.

Tesis 2: la ideología tiene una existencia material.

Los individuos viven en la ideología, cuya deformación imaginaria depende de su relación imaginaria con sus condiciones de existencia, con las relaciones de producción y de clase. Diríamos que esta relación está dotada de existencia material. El individuo en cuestión se conoce de tal o cual manera, adopta tal o cual comportamiento práctico y, además, participa en ciertas prácticas reguladas, que son del aparato ideológico del cual “dependen” las ideas que el ha elegido libremente con toda conciencia, en su calidad de sujeto. 
Todo depende de la noción del sujeto; la ideología interpela a los individuos como sujetos.
La ideología solo existe por el sujeto y para el sujeto, puesto que toda ideología tiene por función la “constitución” de los individuos concretos en sujeto. Así la ideología no está nada más en las formas materiales de la existencia de ese funcionamiento. El hombre por naturaleza es un animal ideológico, cuando reconoce en otro el discurso que argumenta. La ideología transforma a los individuos en sujetos.

8 comentarios:

  1. Me gusto, bastante digerible, muchas gracias por la claridad...
    saludos

    ResponderEliminar
  2. aparte del resumen le hace falta un analisis aplicado a nuestra realidad....gracias.

















    ResponderEliminar
  3. alguien me podria expplicar si es Althusser el q afirma de que "la ideologia es incapaz de verse a si misma" y si esq es, porque lo afirma?
    gracias por su tiempo...

    ResponderEliminar
  4. Gracias, este resumen me ayudo mucho XD

    ResponderEliminar
  5. aparte del resumen le hace falta una analisis aplicado a nuestra realidad... gracias

    ResponderEliminar
  6. gracias, amigazo dios te bendiga!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar